Derecho contencioso administrativo

 

El Derecho contencioso administrativo es aquel que se orienta a las áreas administrativas, específicamente incluye todas las normas que han sido estipuladas para regular las actividades que se realizan en la Administración Pública, en control legal de todos los procesos relacionadas a esa área. También se enfoca en tomar en cuenta los capitales de los administrados en caso de que se tomen medidas administrativas injustas.

Cada país tiene sus reglas en cuanto a las regulaciones administrativas. En España, el Derecho contencioso administrativo se corresponde con una sección de la intendencia de justicia. Dentro de este tipo de Derecho, el Estado se representa por la autoridad en materias administrativas, así como también en las relaciones que tiene con los particulares, dentro de las cuales se pueden realizar dos clases de actos:

Los Actos de Autoridad: se ejecutan por el Estado, de manera mandataria, es decir, ordenando, aprobando o prohibiendo. En este caso, la autoridad debe apegarse a las leyes, de lo contrario, estará incurriendo en violaciones a los derechos civiles o políticos de las personas naturales o jurídicas, lo cual haría de su acto, uno ilegal. En consecuencia, se podrán presentar reclamos y procedimientos legales en su contra.

Los Actos de Gestión: son los que se llevan a cabo teniendo al Estado en un rol de persona jurídica, creando convenios o realizando contratos. En este caso, el Estado debe atenerse a lo estipulado dentro del poder judicial, de la misma manera que los particulares.

Un reclamo que se formule de parte de un particular, en el poder judicial, y denunciando actos abusivos por parte de la autoridad administrativa, es lo que recibe el nombre de contencioso administrativo. Por lo tanto, el Derecho contencioso administrativo hace referencia a los asuntos que se presenten entre los particulares y el Estado, ya que este representa a la autoridad administrativa.

 

 

 

Aptitudes para ser un buen abogado

 

Enumeraremos una serie de cualidades que debe poseer un abogado para sobresalir en su profesión.

1. Facilidad de expresión y el dominio del lenguaje.  Es fundamental, no sólo para la actuación ante los Tribunales, sino también a la hora de hablar a los  clientes. Es importante tener conocimientos del tema en cuestión a tratar, además de saber expresarlo de forma clara y precisa. Cualquier persona puede aprender a hablar con fluidez con años de práctica, así como quien posee esta aptitud de forma innata, tendrá ventaja sobre los demás.

 

2. Aptitud para la comprensión lectora. Los juristas tienen que leer muy a menudo, es fundamental comprender de forma rápida y eficaz lo que leemos. Quien no tenga estas dos cualidades no va a poder abarcar las exigencias que esta profesión requiere.

 

3. Disciplina y orden. Debemos estar atentos a caducidades, prescripciones, fechas ineludibles, etc. Saber planificarnos eficientemente, ser ordenados. Una buena planificación permite que podamos hacer mucho más en menos tiempo.

 

4. Flexibilidad y espontaneidad.  La  búsqueda de soluciones alternativas para el juicio es fundamental, no ceñirse a los esquemas que llevamos estudiados. En gran parte de los juicios debemos improvisar, debido a que, tanto testigos, peritos, denunciante, denunciado etc., pueden cambiar su declaración en la misma sala del juzgado.

 

5. Estar preparados para la psicología. A veces tenemos que hacer una labor de psicólogos en vez de abogados.  Debemos tener una gran capacidad para escuchar a nuestros clientes y así poder encontrar una solución. Algunos temas requieren que se implique en el problema y ser capaces de empatizar. Los representados lo agradecerán, se sentirán comprendidos y le aportaran la confianza que busca en un profesional.

 

6. Tener un carácter conciliador y diplomático. Fundamental para enfrentarnos a clientes difíciles, o que requieran de un trato humano especial.

Mas info en: divorcio-madrid.net

Como elegir un buen abogado

 

Divorcio express con bienes

Busca abogados que se especialicen en un determinado apartado de la ley, como el de divorcio. Los mejores lugares para encontrar abogados son en los despachos que se especializan en derecho de familia.

 

Buscar un abogado que tenga experiencia. Encontrar a alguien que haya ejercido el derecho, en particular, la ley de divorcio durante años. Querrás asegurarte de que tu posible abogado tenga experiencia en casos en relación al tema que te interesa.

Lo mejor es un abogado que tenga una especialidad y que se adapte a tu caso particular.

Preguntarle al fiscal si alguna vez ha trabajado con el abogado contrario. Se puede hacer y el proceso es más fácil y menos doloroso, si se tienen dos abogados que han trabajado juntos en el pasado.

Busca a un abogado con quien te lleves bien. Como en cualquier relación nueva que empieza, asegúrate de que seas compatible con tu carácter o forma de ser.

Que sea firme y honesto. Es importante encontrar a alguien que esté dispuesto a llegar hasta el final por su cliente. Si el abogado está tratando de ganar será duro y honesto contigo, por lo general puedes estar seguro de que lo va a dar todo en el proceso.

Para más información visite http://www.berguer.es