topes para estacionamiento

 

En las plazas de estacionamiento resulta muy habitual encontrarse con muros y columnas llenas de rayones debido a que los conductores (especialmente los menos hábiles y los que menos años de experiencia al volante tienen) no disponen de topes para estacionamiento que les permitan saber en qué momento han de dejar de acelerar para dejar el coche lo mejor aparcado posible sin dañar ni los muros ni el propio vehículo.

 

La instalación de un tope para estacionamiento de este tipo es sencilla y está preparada para que cualquier persona pueda instalar su tope sin necesidad de recurrir a un profesional. Cada uno de estos topes viene acompañado de unos tornillos expandibles que permiten adherir el tope al suelo con la seguridad de que no se va a mover de ahí ni aunque le pase por encima un camión.

Igualmente, dado que los aparcamientos son lugares en los que los coches pueden dejar rastros de aceites y otros líquidos del motor, estos topes están preparados para resistir durante años contra los efectos de este tipo de sustancias.

 

En cuanto al uso de un tope de estacionamiento, su utilización es bastante simple: una vez colocado en el lugar indicado simplemente el conductor tiene que aparcar su coche con normalidad con la diferencia de que tiene que poner algo de atención al momento en el que las ruedas tocan el tope, ya que es cuando el coche no debe avanzar más si uno no quiere dañar su vehículo o las propias paredes del garaje.